Bestia abisal: bisonte

La torpe y amorosa bestia camina sobre la noche persiguiendo un señuelo; carga en su lomo un bosque de niebla y la entrada a otros mundos. Entre la densa bruma que lleva a cuestas se va enmarañando la madreselva y en los troncos de sauces muertos crecen flores que guardan el agua de cada tormenta. El animal ha amarrado fuertemente a su pelo la fiesta de todos los pueblos y les ha trenzado hilo de maguey para jalar nubes que mantienen su vientre con vida. La criatura abisal, cegada por un amor inmenso, ha decidido seguir una luz ignorando que es su propio destello.